Metal de los 80

¡Larga vida al Metal!

Por: El hombre de negro

El próximo programa del Infierno de Dante en Soy Jukebox estará dedicado al subgénero del Metal en los años 80. Vista en retrospectiva, a mí también me parece que fue la mejor, no sólo por ser la década en la que varias corrientes y procesos iniciados previamente se encontraron e impulsaron y fueron enriquecidos, sino por ser la de mayor calidad, sin que ello implique que en las décadas siguientes no hubiera material de gran nivel. En años recientes se ha ido extendiendo la llamada Nueva Ola de Heavy Metal Tradicional, que precisamente rinde tributo a la música hecha en aquel entonces. Por algo será. No son versiones (covers), es música original que conserva notoriamente el espíritu de aquellos años y más adelante me gustaría dedicarle un espacio. Esta entrega, estimado lector, no pretende, no puede ni quiere, ser exhaustiva en ningún sentido, es sólo otro pretexto para recordar con entusiasmo esos años, así como algunos de los discos y temas que más me impactaron, piezas que continuaron forjándome como genuino amante del rock.

Ya comenté que comenzamos a buscar poco a poco. Pronto fue con avidez. ¿Cuáles eran nuestras fuentes de abastecimiento directas e indirectas? El Tianguis del Chopo, el tío roquero, amigos y conocidos (entre ellos un tal Roberto, que dejo para otro momento), las tiendas departamentales (Comercial Mexicana, Gigante, Aurrerá, creo que hasta Liverpool y Palacio de Hierro) y luego tiendas especializadas, como Discos Aquariu’s, en la Colonia Roma (¡sigue activa!). Gracias a una afortunada apertura, disqueras como EMI, Polydor, Atlantic, Elektra, Vertigo, etc., comenzaron a realizar ediciones mexicanas de muchas de las bandas que incluiré aquí, entre otras. Así, teníamos acceso a las versiones mexicanas en cartón y de vez en cuando a las versiones importadas de gran calidad, con valores agregados.

Para facilitar el repaso iré cronológicamente, cubriendo alrededor de la primera mitad de la década, por cuestión de espacio y sobre todo porque fue la más importante en términos formativos. Nuestro amor por el rock selló su destino para siempre. Debo aclarar que mi hermano estuvo a la vanguardia la mayor parte del tiempo. Reconozco que por él no sólo conocí muchas de las mejores y principales bandas, también me enseñó (indirecta e involuntariamente) a apreciar e intercalar los matices de las composiciones, a través de lo que llamábamos “ensaladas”, es decir compilaciones (rápidas, medio tiempo, lentas y pesadas, baladas, etc.). Madurado lo suficiente el fruto, comencé a hacer mi propio camino -en términos de gustos, de estilos, de elecciones- entre mitad y finales de la década.

No es sencillo definir el Heavy Metal como subgénero del Rock. A riesgo de simplificar demasiado, lo entiendo fundamentalmente como una suerte de fusión y refinación gradual del hard rock, el heavy rock e incluso tintes de diverso grado -aunque no están presentes necesariamente en todas las bandas- del prog rock y otras tendencias de los 70’s (el punk, por ejemplo), con la incorporación de mayor velocidad e ideas musicales diversas, así como una actitud, presencia e interpretaciones particularmente enérgicas, dando como resultado guitarra(s) distorsionada(s), predominio tanto de ritmos rápidos y machacantes como de los solos de guitarra; voces potentes, que suelen alcanzar tonos muy altos; composiciones elaboradas, agresivas y poderosas, pero muy melódicas… Esos elementos básicos son variables entre las bandas (lo cual da su sello particular a cada una, al igual que a los subgéneros), pero les aportan su sonido característico en general. Ejemplos concretos de tal sonido: British Steel de Judas Priest, Restless and Wild de Accept y Piece of Mind de Iron Maiden). No todas las bandas llegaron al mismo tiempo, el sonido característico no fue lineal ni homogéneo: se fue construyendo, desarrollando paulatinamente de acuerdo con lo descrito arriba. Desde mi perspectiva, ese sonido se asentó y consolidó a lo largo de la primera mitad de la década.

Considerando lo anterior, en la siguiente lista hay títulos que desde mi punto de vista son fundamentales para entender el Heavy Metal como un sonido global (y como una actitud, por supuesto – marco con * algunos ejemplos abajo, al menos como lo entiendo desde entonces), así como sus subgéneros (Speed, Trash, Black, Neoclassical, Doom, Progressive y Power, que de entre los muchos que surgieron son con los que más me identifico, en particular cuando están más emparentados con el Heavy Metal). Aquí vamos:

  1. La década no pudo empezar mejor: Judas Priest (British Steel*) y Black Sabbath (Heaven and Hell*). También llegaron Ozzy Osbourne (Blizzard of Ozz, de ahí Suicide Solution* y Crowley*), Iron Maiden (Iron Maiden), Scorpions (Animal Magnetism, de ahí The Zoo*), Triumph (Progressions of Power) y compilatorios como el del festival Monsters of Rock y el de Deep Purple (Deepest Purple). El disco del festival no está disponible todavía, pero aquí y aquí es posible escuchar a varias de las bandas; por cierto, gracias a YT -y precedido de un retraso de casi 36 años-, he aquí un disco muy especial. Pocos años después alguien, como obsequio, me llevó a comprar un disco. Escogí Fireball (1971) de Deep Purple. En el estacionamiento saqué el vinil y resultó ser Deepest Purple. Me dijo que me lo quedara, porque era una selección de lo mejor de la banda. Era buena idea, pero seguí mi intuición y lo cambié. Me felicité por esa decisión: es uno de los viajes que más he disfrutado, una de las experiencias más entrañables.

 

  1. Black Sabbath (Mob Rules*), Iron Maiden (Killers), Ozzy Osbourne (Diary of a Madman*), Rainbow (Difficult to Cure, de ahí Spotlight Kid* y Difficult to Cure*) Mötley Crüe (Too Fast for Love, de ahí Live Wire*), Gary Moore (Dirty Fingers, de ahí Hiroshima*), Triumph (Allied Forces*), Picture (Picture*, Heavy Metal Ears*), Tygers of Pan Tang (Crazy Nights, de ahí Running Out of Time*).

 

  1. Black Sabbath (Live Evil*), Saxon (The Eagle Has Landed*), Ozzy Osbourne (Speak of the Devil), Judas Priest (Screaming for Vengeance*), Iron Maiden (The Number of the Beast*), Rainbow (Straight Between the Eyes, de ahí Death Alley Driver*, y una versión en vivo de Tearin’ Out My Heart*), Picture (Diamond Dreamer*), Tygers of Pan Tang (The Cage, de ahí The Actor*), Accept (Restless and Wild*), Krokus (One Vice at a Time, de ahí To the Top*), Fargo (F, de ahí Hard Attack*), Mötorhead (Iron Fist, de ahí Iron Fist*), Van Halen (Diver Down, de ahí Hang ‘Em High), Scorpions (Blackout*), Whitesnake (Saints and Sinners). Por aquel entonces había un programa de televisión, creo que en Canal 13, llamado Viernes, dedicado a transmitir videos de grupos de rock. Ahí vi el oficial de Run to the Hills de Iron Maiden y me gustó mucho. Decidí comprar el disco, mi primer disco de rock. Todavía recuerdo haberlo visto en un tianguis… Respecto al Live Evil, viene a mi mente una anécdota. La pasión por esta música nos llevaba a ciertos extremos. Una noche, allá por 1983-4, platicando por teléfono con el buen Memo, le contaba que las fundas del doble LP incluían la portada y el listado de canciones de toda la discografía de la banda hasta ese momento. Entusiasmado, Memo me pidió que le dictara esa información… Créeme, estimado lector, lo entiendo. Fue tal su insistencia que le llamé al tío roquero para pedirle que me dictara… Nada sencillo, porque yo no conocía lo bastante el inglés. Luego le llamé a mi amigo para dictarle de nuevo. Fueron varias horas de una larga noche, pero amistad y rock son una combinación difícil de resistir.

 

  1. Accept (Balls to the Wall*), Black Sabbath (Born Again*), Rainbow (Bent Out of Shape, de ahí Fire Dance*), Picture (Eternal Dark*), Alcatrazz (No Parole from Rock’nRoll*), Mötley Crüe (Shout at the Devil*), Metallica (Kill’em All), Iron Maiden (Piece of Mind*), Dio (Holy Diver*), Saxon (Power and the Glory*), Manowar (Into Glory Ride), Twisted Sister (You Can’t Stop Rock’nRoll*), Queensrÿche (EP*), Krokus (Headhunter*), Dokken (Breaking the Chains, de ahí Nightrider*), Quiet Riot (Metal Health, de ahí Run for Cover*), Kiss (Lick It Up*), Van Halen (1984, de ahí Hot for Teacher* y House of Pain*), Ozzy Osbourne (Bark at the Moon*), Blackfoot (Siogo, de ahí Send Me an Angel* y Teenage Idol*). Por cierto, época de peleas entre bandas, como Los Panchitos.

 

  1. Yngwie Malmsteen’s Rising Force*, Metal Church (Metal Church*), Deep Purple (Perfect Strangers + 1), Iron Maiden (Powerslave*), Judas Priest (Defenders of the Faith*), Metallica (Ride the Lightning), Dio (The Last in Line*), Queensrÿche (The Warning*), Mercyful Fate (Don’t Break The Oath), W.A.S.P. (W.A.S.P.*), Scorpions (Love at Firts Sting*), Saxon (Crusader, de ahí Crusader*), Celtic Frost (Morbid Tales), Fates Warning (Night on Bröcken, de ahí Damnation*), Jag Panzer (Ample Destruction + 1). Apareció también la magnífica colección 30 años de música Rock, de Salvat.

 

  1. Iron Maiden (Live After Death*), Accept (Staying a Life*), Yngwie Malmsteen (Marching Out*), Mötley Crüe (Theatre of Pain, de ahí Louder than Hell*, Use It or Lose It* y Save Our Souls*), Dokken (Under Lock and Key, de ahí Lightnin’ Strikes Again*), Celtic Frost (To Mega Therion), Saxon (Innocence is no Excuse), Metal Church (The Dark*).

 

1986 en adelante. Ejemplos: Queensrÿche (Rage for Order), Iron Maiden (Somewhere in Time), Yngwie Malmsteen (Trilogy), Ozzy Osbourne (The Ultimate Sin), Metallica (Master of Puppets), Europe (The Final Countdown), Tony MacAlpine (Edge of Insanity), Vinnie Moore (Mind’s Eye), King Diamond (Fatal Portrait), Candlemass (Epicus Doomicus Metallicus); y de los siguientes años, algunas muestras: Black Sabbath (The Eternal Idol, 87), Deep Purple (The House of Blue Light, 87), Dio (Dream Evil, 87), Whitesnake (1987, 87; Slip of the Tongue, 89), Celtic Frost (Into the Pandemonium, 87), W.A.S.P. (Live… In the Raw, 87; The Headless Children, 89), Helloween (Keeper of the Seven Keys, Part I, 87), David T. Chastain (Instrumental Variations, 87), Overkill (Taking Over, 87), Grim Reaper (Rock You to Hell, 87), Judas Priest (Ram It Down, 88), Ozzy Osbourne (No Rest for the Wicked, 88), Yngwie Malmsteen (Odyssey, 88), Kingdom Come (Kingdom Come, 88), Megadeth (So Far, So Good… So What!, 88), White Lion (Big Game, 89), Metal Church (Blessing in Disguise, 89).

 

Entre las bandas en español, mencionaré: Cristal y Acero (tema Despegue Final, de Kuman, 1984), Ángeles del Infierno (Pacto con el Diablo, 1984), Luzbel (Metal Caído del Cielo, 1985), Gehenna (En busca del Valle de Gehenna, 1987) y Rata Blanca (Rata Blanca, 1988).

En términos de publicación de discos, unos han entregado con regularidad como parte de una larga carrera; otros llegaron después, para quedarse; otros saludaron brevemente y después desaparecieron… Unos han mantenido la calidad, al margen de que hubiera virajes o no; otros han tenido altibajos de diversa índole… Y por supuesto, las trayectorias de las bandas nos indican en qué medida han abrazado (o, dado el caso, abrazaron) el sonido del Heavy Metal y/u otros subgéneros del rock o del propio HM. Un auténtico reflejo de la vida.

Y a ti, estimado lector ¿cómo te fue durante esos años? Es todo por esta ocasión. Si eres de la vieja escuela, espero que hayas disfrutado el viaje. Si eres recién llegado, espero que esta música te asombre, como lo sigue haciendo conmigo, con nosotros.

 

¡Larga vida al Metal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *